miércoles, 19 de noviembre de 2014

Los mejores discos del rock español de 1983



Seguramente, lo más recordado de la escena musical de aquel 1983 fue el pollo, léase querella por supuesto delito de escándalo público interpuesta a iniciativa del Fiscal General de Estado, que le montaron al bueno de Carlos Tena por la emisión en el programa Caja de Ritmos del clip del tema “Me gusta ser una zorra”, adaptación  del “I wanna be your dog” de los Stooges realizada por el grupo punk femenino Las Vulpes. Mire por donde se mire, un lamentable episodio de censura pura y dura que provocó la dimisión de Tena y la cancelación de la emisión del programa del que ya se tenían varios grabados.

Mientras tanto, Asfalto y  Barón Rojo seguían a lo suyo. 

Asfalto comienza su etapa más dura y popular con un gran disco Más que una intención, que vino a ser el primer vídeoLP publicado en España. El sonido no es la única novedad importante ya que también se produce cambio de imagen y voz con la incorporación de Miguel Oñate y se estrena Snif,  la nueva discográfica montada por la propia banda. Por cierto el vídeo fue grabado en el espectacular entorno natural de la finca toledana de Montealegre.

Ese año los Asfaltos compartieron muchos escenarios con Barón Rojo, que seguían tocados por la barita mágica del éxito. Con un sonido más fino y heavy que el de su disco anterior, Metalmorfosis  marcó época. Por mi parte un trabajo perfecto y uno de los mejores discos del heavy metal.

Y hablando de escenarios. El 30 de junio Miguel Ríos, con el apoyo económico y publicitario de Kas, iniciaba en el campo de fútbol de la Romareda de Zaragoza la gira “El rock de una noche de verano”, una fiesta total como se publicitó, que llegó a más de 30 ciudades españolas y en la que contó con dos acompañantes de lujo: Luz Casal y los Leño del recientemente desaparecido Toni Urbano. La exitosa gira coincidía con la edición de un LP homónimo que contenía nuevos temas. Un trabajo correcto, que se deja oír, con un par de buenos temas y poco más. Ni mucho menos  uno de los más recordados del granadino.

Para muchos también fue el año del Ritmo del garaje, otro de los trabajos más importantes del rock español, donde Loquillo, Sabino y sus Trogloditas sacaron todo el buen rocanrol que tenían dentro, o un año caluroso de la mano de con Fuego, otro imprescindible en el que José Carlos Molina se sacó de la manga con la pasta que Chapa le había dado para un single y donde se nos muestra más duro que nunca. 

Destacar por último los primeros trabajos de Barricada, Banzai, Evo, Bella Bestia, y los primeros y últimos de Orquídea, banda capitaneada por Maxi González (Tritón) que editaron un interesante y olvidado LP bajo el sencillo e ilustrativo título de Rock, y Rigor Mortis, ganadores del primer “Concurs rock ciutat de Barcelona” y embrión de lo que luego fue Legión. En otros lares del espectro sonoro encontramos este año los imprescindibles primeros larga duración de los inclasificables Gabinete Caligari y de unos sorprendentes Pistones (Pistols-Ramones). 

Los quince mejores discos del rock español de la muy buena cosecha de 1983 son:

- Asfalto – Más que una intención
- Barón Rojo – Metalmorfosis
- Loquillo y los Trogloditas – El ritmo del garaje
- Ñu - Fuego
- Panzer – Sálvese quien pueda
- Banzai – Banzai
- Evo – Animal de ciudad
- Barricada – Noches de Rock and Roll
- Acero – Acero
- Bella Bestia – Bella Bestia
- Orquidea – Rock
- Siniestro Total – II El regreso
- Gabinete Caligari – Que Dios reparta suerte
- Pistones – Persecución
- Rigor Mortis – Vete al infierno














Entrada publicada en ZRS el 29-08-2014



viernes, 14 de noviembre de 2014

Capitán Flynn – Capitán Flynn (1993 – PM)





Hace un tiempo leí que tres de los antiguos componentes de CAPITÁN FLYNN se habían vuelto a reunir para resucitar la banda y recordé una horrible portada con tres cráneos de vete tú a saber que bicho. 

Aunque la banda  se formó en 1989 en Orihuela (Alicante) al juntarse gente de varios grupos locales, no es hasta principios de 1990, tras milis y otros rollos, cuando se estabilizan definitivamente bajo en nombre de Capitán Flynn, y deciden salir a la carretera a tragar polvo y tocar donde hiciera falta para sacarse unos euros (pelas por aquel entonces) y reunir los suficientes para poder financiarse la grabación del ansiado primer trabajo discográfico que les catapultara al Olimpo del rock.

Para Fosfo Zarco y Toni Correa a las guitarras, Stephan Soñer al bajo, Roberto a la batería y Gaby Soñer poniendo su voz, ese momento llegó tres años más tarde. Hay que tener en cuenta que en aquella época la cosa estaba jodida en el levante español para los grupos de rock ya que solo se comía bakalao.

Con temas grabados y mezclados en los murcianos P.M. Estudios en los años 1991 y 1992 (*), producido por la propia banda que puso la pasta y más ganas que sonido recibió, en marzo de 1993 sale a la venta su primer LP de título homónimo. A pesar de todo ello, el vinilo contiene ocho buenos y potentes temas:

Cara A:
1. Hard Rock 13*
2. Fantásticos rumores
3. La matanza (del día de la suegra)
4. Confusión

Cara B:
5. Vivir o soñar*
6. Ruta suicida*
7. Capitán Flynn
8. El innombrable*




Hard rock básico y fuerte, que se acelera unas veces a ritmo de rockabilly en temas como “La mantanza (del día de la suegra)”, no entiendo mucho lo de la suegra, o en “Ruta suicida”, otras a ritmo sureño como en “Hard Rock 13” y otras en  plan metalero como en “Vivir o soñar” para mí el mejor tema del trabajo. Es evidente la diferencia entre los temas grabados en el 92, que están mejor ejecutados y tienen más calidad, que los del 91, así como la influencia del sonido de  bandas como M-Clan. Buenas guitarras y letras ni mucho menos pegadizas,  muy curradas, profundas y prácticamente sin estribillos, muy bien ejecutadas por Gabi, que gustarían más si el sonido hubiera sido mejor.

El disco, apoyado en unos currados directos, gustó y fueron seleccionados para participar en la sección rock del V Concurso Pop Rock Villa de Bilbao de 1993, que al final acabarían ganando. A partir de aquí el disco empezó a funcionar algo mejor y contrataron más directos. El nombre de este pirata empezó a sonar en los ambientes roqueros.






Tras un nuevo trabajo titulado Gran mundo que les señaló como banda revelación y con un futuro prometedor, se separan tras más de diez años a sus espaldas tocando juntos y sus miembros emprenden distintos proyectos musicales, como el de Gaby que puso su música al servicio de Dios convirtiéndose con su banda en “predicadores pop”, o Miguel y Roberto que se embarcaron en la banda Innece

Como no he podido localizar ninguna canción de las que forman parte de este vinilo os pongo, como ejemplo del sonido que hacía la banda, el tema “Vudú” incluido en su segundo y último trabajo.

Salud y R&R peña.









sábado, 8 de noviembre de 2014

Los recopilatorios de Chapa Discos entre 1978 y 1985


Para celebrar el 10º aniversario de su puesta en marcha, Chapa Discos editaba Historia de una etiqueta. Chapa Discos 1975-1985, un doble LP con una selección de los mejores temas del sello de los últimos diez años y un libreto firmado por el propio Mariskal Romero, como sabéis alma mater de la filial de Zafiro, con toda la información al respecto. Seguramente uno de los mejores recopilatorios del rock español.

Pero no había sido el primero y tampoco fue el último. La idea era poner al alcance de todos los bolsillos una muestra de los grupos que gestionaba la compañía. Pero este tipo de compilaciones se hacían para dar imagen de etiqueta, promocionar las bandas que se tenían en nómina y también dar a conocer grupos promesas que no estaban en nómina pero que al ser publicado su primer material, bien en recopilatorio y/o single, el sello tenía una primera opción en su contratación. Como veis, fórmulas que nada tenían que ver con las recopilaciones de los últimos años que hacen las compañías para hacer caja en época pre veraniega o pre navideña. 


El caso es que la receta funcionaba y la selección de temas tenía calidad, lo que hacía que fueran muy esperadas y bien acogidos por todos los que seguíamos el rock de aquella época. Las denominaciones elegidas para estas sagas fueron: “Viva el Rollo” (nunca me gusto eso de “el rollo”), “Rockopilación” y “Especial Heavy”. Además de la música, destacar el diseño de las carpetas y sus impactantes portadas.

 El primero de ellos data de mayo de 1978 cuando se edita Rock del Manzanares. Viva el Rollo. Vol. II que dio la oportunidad a varios grupos madrileños como unos desconocidos Leño, Cucharada, Unión Pacific (pre Obús) o Araxes II y en el que también Vicente Romero, al igual en cada uno de los estos recopilatorios aportaba su granito de arena cantando temas en inglés. Hubo un antecedente previo en Viva el Rollo que se pudo hacer en 1975 a través del programa Musicolandia que dirigía y presentaba el propio Mariskal. A finales de ese 1979 se comercializó San Isidro Rock con un tema de cada unos de los finalistas del concurso del mismo nombre que luego daría lugar al Trofeo Rock Villa de Madrid en el que destacó Kaka de Luxe. En septiembre de 1980 Viva el Rollo firmó el volumen IV con el subtitulo de Rock Mesetario, en el que aparecían bandas como Los Elegantes, Paracelso (Gran Wyoming) o May. 


La fórmula, que funcionó muy bien con grupos del foro, quiso exportarse a Barcelona bajo la denominación de Rock del Llobregat que contenía gran parte de los trabajos de la escena roquera de la capital condal. El caso es que, por h o por b, la cosa no funcionó en tierras catalanas y nunca más se cruzó el Llobregat. 

En 1979 se iniciaba la saga Rockopilación V1 con los mejores temas de la compañía entre ellos Capitán Trueno” de Asfalto, “El Garrotín” de Smash, “Necesito un trago de Tequila” o “Este Madrid” de Leño. El éxito y el material que mostrar era tal que en junio, solo tres meses más tarde que el anterior, salía al mercado Rockopilación Vol. II. En 1981 hacía lo propio el volumen IV y último, con temas de Mediterráneo, Mermelada, Moris, Bloque, Topo, La BEPS, Asfalto, Leño, Mariskal Romero y Barón Rojo. 

Y aunque no es un recopilatorio propiamente dicho ya que es la BSO de la película, citar la grabación de la primera película de rock española: Nos va la marcha, de José Manuel Berástegui, Manolo Gómez Pereira y Raimundo García, que cuenta la historia del concierto celebrado en septiembre en la madrileña plaza de toros de Vista Alegre con motivo del festival Rocktiembre. En esta peli-documental podemos ver, entre otras, las primeras actuaciones de Topo nacido de la escisión de Asfalto, Leño con Rosendo a la cabeza, los Coz capitaneados por los hermanos de Castro, o Cucharada grupo en el que militaba Manolo Tena. Todos ellos verían recompensadas sus aspiraciones con la aparición en 1979 tanto del disco doble con la BSO como de sus propios trabajos individuales.


La compañía celebraba su segundo cumpleaños editando en marzo de 1980 un tremendo doble vinilo con lo mejor de su repertorio hasta la fecha bajo el título de Dos años del sonido Chapa. El resultado una antología de bandas y temas impresionante: Asfalto, Leño, Ñu, Kaka de Luxe, Moris, Smash, Topo, Tarántula, Bloque, Crack, Mezquita, Tapiman, Cucharada, etc.  

Y llegó el heavy. El llamado rock urbano cedió el paso al sonido de la bestia y con él la cima del éxito de la compañía. No había ninguna duda de los que te ibas a encontrar dentro de la carpeta ya que denominaron la serie como Especial Heavy. El primero, que data del 82, de lujo. Nueve temas aportados a pachas por Obús, Leño y Barón Rojo, recogidos en una carpeta con una portada muy chula tipo cómic obra de Manolo Cuevas. El segundo, ya en 1984, heavy total, con las dos super bandas del momento, Barón Rojo y Obús, más otras dos con futuro, Panzer y Sobredosis. Entre los temas que se recogían en la compilación se encontraban: “Casi me mato”, “Perro viejo”, “Caliente como un volcán” o “Dinero, Dinero”.


Documental El rock en nuestra transición de Alfonso Arteseros








Entrada publicada en ZRS el 01-08-14