viernes, 17 de octubre de 2014

Crom - Steel for an age (1987 – Snif)




Tan solo un par de meses después de que los vallecanos MURO aceleraran el heavy metal español con su primer álbum Acero y sangre, unos cientos de kilómetros más al norte, unos chavales pucelanos que se hacen llamar CROM, como el dios creado por Robert Ervin Howard, se marcan otro álbum mítico Steel for an age, con la novedad de escoger el inglés como idioma vehicular con la clara pretensión de descargar su música e imagen a través de Europa y América.

El joven cuarteto estaba formado desde 1983 por Denis Escuredo y Miguel Ángel Sotorrinos a las guitarras, Gabriel Navarrete a la batería y Luis Gadea al bajo y como cantante.

Banda autodidacta, su primera oportunidad les llega en 1986 con su inclusión en Estandar Oil, un colectivo local que pretendía dar a conocer las bandas de los más variados estilos que existían en ese momento en Valladolid y que venían a constituir la “Movida pucelana”: Los Nadie, Automáticos, Exit, Bumpers, Bit 32, Qloaca Letal, Inalterables, Objetivo Perdido y Crónica Negra. Ello les permite actuar en varios conciertos, aparecer en televisión (os pongo abajo su actuación) e incluir dos temas en el recopilatorio titulado Cuántos sonidos caben en una ciudad: “Exodus” y “Mirror’s tale”.




Poco después, también tiran de maquetas para darse a conocer ofreciendo a la peña cuatro temas más: “The fallen angel”, “Sword’s legens”, “Nails reds” y “Nocturnal passages”.

A pesar de la floja producción, el bolsillo solo dio para un estudio de 16 pistas en La Factoría bajo la supervisión de Julio Castejón que también les proporcionó algunos teclados, Steel for an age es un gran trabajo. De alguna manera banda y temas encajan a la perfección. Cada uno de los componentes se esfuerzan individualmente y funcionan como grupo en la ejecución vertiginosa de unos temas trabajados, contundentes, con constantes cambios de ritmo y acertadamente seleccionados, creando una obra conceptual que se desarrolla en una atmósfera sonora decadente y misteriosa, acentuada por una gran voz, que viene al dedo con los textos medievales de acero, reinos, tronos, fuerza, guerreros, batallas, odio, venganza, damas o magos, que ya se van intuyendo al contemplar su portada (Alicia Ruano), el texto de la contraportada y en toda la tipografía utilizada en la carpeta, y en el propio logo de la banda (David Gadea).




Tras la introducción con un tenebroso narrador al más puro estilo Maiden con fondo de sonidos metálicos y voces de damas, corre veloz “Covered by glory” uno de los temas más notables del trabajo, donde destacan el bajo y un par de batallas de guitarras. Es este tema un claro ejemplo de lo que va a ser por lo general todas las canciones. “Final warning” y “King of Kings” siguen la misma línea, dejándose notar con contundencia la batería en el primero, siendo el segundo el más épico de todos. Con “Galadriel” llegamos para mí al momento más brillante del vinilo, tanto como la doncella de la que habla. Más de seis minutos para disfrutar de principio a fin, que empieza lento y acústico, estallando durísimo y eléctrico hasta relajarse de nuevo y volver a acelerarse, creando un atmósfera que me recuerda a los Mercyful Fate, una de las fuentes, junto con Iron Maiden, Metallica, Black Sabbath o Manowar, en las que han bebido los de Valladolid. Sin duda uno de los mejores temas de la carrera de CROM y si me apuráis de lo mejorcito del metal español, lástima del sonido.  




Nada más darle la vuelta al vinilo asoman los temas más acelerados y potentes. “Mirrors tale”, “Song of victory” y “Mother loneliness”, no te dejaran indiferente, sobre todo el primero donde doblan afiladas las guitarras. En los dos siguientes suena poderosa la voz de Luis y por primera vez en el disco nos encontramos excelentes estribillos y coros, pero ojo nada simples ni pegadizos. Pone broche de oro con uno de los más cañeros y guitarreros “The juzgement bell” . 




En resumen, un trabajo de alta calidad, uno de los mejores discos que ha dado del metal nacional, donde las historias de corte medieval y épico se desarrollan entre sonidos que van del heavy más tradicional, al speed, pasando por el thrash e incluso con toques power. Uno de mis discos de cabecera que guardo como oro en paño y que sin no lo conocéis espero os guste.

En 1990 los CROM se separan no sin antes dejarnos Wasteland otro extraordinario trabajo que con toda seguridad otro día se dejará caer por el barrio. De lo que fue de sus componentes, lo único que sé es que Luis Gadea siguen en activo tocando en una banda californiana de metal de nombre Hollowshell que acaba de estrenar un tema adelanto de su nuevo álbum.

Salud y R&R amig@s.




Cara A:
1. Introducción
2. Covered by glory
3. Final warning
4. King of kings
5. Galadriel

Cara B:
6. Mirrors tale
7. Songs of victory
8. Mother loneliness
9. The judgement bell


Final Warning


King of Kings



Galadriel


Álbum completo


lunes, 13 de octubre de 2014

Los 25 mejores discos del rock español



Hace unos meses el master del blog amigo Kids Wanna Rock me mandaba un mensaje vía twitter invitándome a publicar un top ten relativo al rock estatal, que finalmente fue publicado el 12-06-14.

Hoy recupero aquella entrada y mi lista de los"25 mejores discos del rock español":

Parafraseando a no sé quién, doctores tiene el rock que os sabrán responder, pero ante la reto lanzado por un compañero y amigo, que se trata sobre mi querido rock español (ojo no rock exclusivamente en castellano) tantas veces incomprendido y ninguneado, que uno es de Cuenca y no se arruga, y sobre todo que me ponen las malditas listas, top tenes y the bests, para que nos vamos engañar, no he podido resistirme a elaborar, desde la más estricta subjetividad, una con los 25 mejores discos del rock español.

Cuando alguien me pregunta qué clase de música me gusta, la respuesta, evasiva respecto de poner etiquetas, es siempre la misma: el rock y cuanto más duro y combativo mejor. En la lista encontraréis ejemplos.

También mucho ochenta y no por caer en ese fácil recurso de “cualquier tiempo fue mejor” musicalmente hablando claro, ni porque uno ande ajeno a la música que se hizo antes, posteriormente o en la actualidad, todo lo contrario ya que escucho ahora más y variado que antes, de hecho hasta mis gustos han cambiado a lo largo de los años, pero la intensidad con que se vive la adolescencia y la juventud marca mucho en todos los ámbitos y el de la música no iba a ser menos, por lo menos en mi caso.

Y poco más, aquí os dejo mi lista según orden y sensaciones de hoy, ya que seguramente mañana cambiaria puestos entre los elegidos y algún cromo entre la discografía de Topo, Panzer, Banzai, Crom, Legion, Saratoga, Avalanch, Siniestro Total, Ilegales, Eskorbuto, Reincidentes, SkaP, Seguro que algunas cosas no os cuadran, incluso que os chirrían, que hay coincidencias con los vuestros o que hay alguna falta imperdonable. Por ello  esperamos desde ya vuestras sugerencias y comentarios, y os emplazamos, como no, a hacernos llegar vuestra lista.

25. Angelus Apatrida - Clockwork (2010 - Century Media)
24. Dover - Devil came to me (1997 - Subterfuge)
23. Tequila - Rock and Roll (1979 - Zafiro)
22. Radio Futura – La canción de Juan Perro (1987 – Ariola)
21. Marea - Besos de perro (2003 - DRO)
20. Sangre Azul - Obsesión (1987 - Hispavox)
19. Los Suaves - Santa Compaña (1994 - Polygram)
18. Kortatu -  Kortatu (1985 - Soñua)
17. Extremoduro - Agila (1996 - DRO)
16. Héroes del Silencio - Senderos de traición (1990 - EMI)
15. Rosendo - Locos por incordiar (1985 - RCA)
14. Asfalto - Más que una intención (1983 - Snif)
13. Zarpa - Herederos de un imperio (1984 - Twins)
12. Ángeles del Infierno - Diabólica (1985 - Warner)
11. La Polla Record - Salve (1984 - Soñua)

10. Barricada -  No hay tregua (1986- RCA)


Lo han dejado, dicen, pero sus canciones las del sonido Barricada, nos acompañarán para  siempre.

Ritmo rocanrolero endurecido que te ponen en movimiento al instante, guitarras afiladas y letras reivindicativas y compromiso social que se quedan en la boca del estómago y que coreas de principio a fin. Autenticidad y directos sus fuertes. Si te tienes que poner las pilas o encenderte por el motivo que sea, nada mejor que escuchar a los Barri.

9. Loquillo y los Trogloditas - El ritmo del garaje (1983 - 3 cipreses)


Tengo la suerte de compartir gustos musicales con mi chica y este tío feo, fuerte y formal junto con Sabino y sus Trogloditas son uno de los artistas y grupos a los que me enganché gracias a ella.

Primero pillamos aquel "Pacífico" de 45 rpm en una tienda que hubo, durante poco tiempo, en la calle Mateo Miguel Ayllón de Cuenca. Creo recordar que se llamaba “Hidra”, aunque no lo tengo muy claro. Tenía una llamativa fachada pintada de un color morado-azulado y en el interior podíamos encontrar aquellos discos punk, R&R, hard o heavy, casi imposible de encontrar en el resto de establecimientos en los que se vendían discos de la ciudad. La misma tienda en la que pillamos este tratado de Rock & Roll escrito con letras de neón, en el que está incluida la inmensa “Cadillac solitario”. Uno de los trabajos más inspirados del Loco con temas que todavía hoy engancha a quién los escucha.

8. Parálisis Permanente - El acto (1982 - DRO)


Como he comentado en la entrada rehúyo de las etiquetas. Sería incapaz de poner una a El Acto. Sonido denso e intenso que me pareció interesante y distinto a lo que se venía haciendo, que, encima, complementaba todo el heavy que nos metíamos por aquel entonces. Eduardo Benavente y Ana Curra se marcaron un disco inteligente e irreverente. El pasado 14 de mayo hicieron 31 años de aquel fatídico accidente de tráfico que acabó con la vida de Eduardo y de una gran carrera musical.

7. Miguel Ríos - Rock & Ríos (1982 - Pulydor)


La gira Rock & Ríos vino a rejuvenecer y modernizar el rancio espectáculo musical, no solo del rock, de nuestro país.

Nunca estaremos lo suficientemente agradecidos al MAESTRO por los buenos ratos que nos ha hecho pasar cantando y bailando sus temas. Un tío auténtico, con una energía inagotable, comprometido, polifacético, referente, que inteligentemente supo adaptarse a las nuevas tendencias musicales. Sin duda el número uno, 50 años en la carretera le avalan. Sin duda este es el disco en directo de muchos de nosotros.

6. Triana - El patio (1977 - Gong-Movieplay)


Abre la puerta”, “Luminosa mañana”, “Recuerdos de una noche”, “Se de un lugar”, “Diálogo”, “En el lago” y “Todo es de color”.

Una obra de arte para degustar, donde se reúnen cientos de ideas y matices musicales ejecutados a su manera por sus creadores, y donde los temas progresan mezclándose sentimientos acústicos y electrónicos, rock y flamenco (sin folklorismos). Letras o poemas de profundas palabras, salidas de la mano y de la mágica voz de Jesús de la Rosa, abiertas a infinitas lecturas e interpretaciones. Talento no les faltaba. Una banda infinita, intemporal, viva.

5. Ramoncín - Corta (1982 - EMI)


Sí, tengo y me encantan los trabajos de este tío, del primero hasta Al límite, vivo y salvaje (incluido), en cuyo concierto de parte de la grabación en la sala Jácara de Madrid asistí. Considero que Ramoncín llevaba, hasta ese momento, una de las carreras más coherentes del rock español, que no puede ser ensombrecida por sus apariciones posteriores en televisión o por su paso por la SGAE. En Corta hizo un trabajo brillante y muy rockero. Una de ellas “El circo del rock” nos sirvió de título y sintonía para un programa que hicimos en Cuenca hace miles de años (sobre 1983) en Radio Bigarda (Libre).

4. Burning - El fin de una década (1979 - Movieplay)


Si hay una banda con actitud y fieles a su propio estilo, esos eran los Burning.

¿Qué estilo? Rock de corte stoniano, enérgico, hecho con sentimiento y con ese puntillo macarra y melancólico que le daban a esas historias urbanas madrileñas cargadas de sexo, drogas y R&R.

En este trabajo, que se escenifica el cambio de década, el irrepetible dúo Toño y Risi, guitarra y voz, brilla con grandes interpretaciones, como ese ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? que hasta trascendió el ámbito musical para convertirse de la noche a la mañana en una expresión de uso habitual por la gente, acrecentado, todo hay que decirlo, por dar título a la película de Colomo.


3. Leño - Corre, Corre (1982 - Chapa)


Mis primeros recuerdos con el rock español son escuchando con los colegas del barrio cintas de casete mil veces regrabadas con temas de Asfalto, Topo, Moris, Burning y, sobre todo, de los Leño.

Rock urbano llamaron a lo que hacían. Una forma de entender el rock que marcó el camino a seguir para muchas de las bandas posteriores. Aunque su primer trabajo tenía calidad de sobra para figurar aquí, prefiero este Corre, Corre. Rock fino, sencillo y auténtico, directo al corazón, los mismos calificativos que le pongo a sus letras. Por desgracia, fue el último de estudio de Leño. Por suerte, daba pie a la carrera en solitario del gran Rosendo.




2. Obús - El que más (1984 - Zafiro)


Un cañonazo de disco que disfruté en directo las veces que pude y que no fueron pocas.

Obús consiguió superar el sonido y el nivel compositivo de los dos anteriores elepés, marcándose un heavy metal maduro y de calidad, a la altura de los mejores que se hacía por esos mundos, y que los colocó en lo más alto del heavy patrio y de su carrera. Les faltó ambición internacional. El Paco y el Fortu han sido una mala influencia en mí que aún perdura.




1. Barón Rojo - Volumen Brutal (1982 - Chapa)



Está claro que iremos al infierno, pero con este disco debajo del brazo.

Disco perfecto de principio a fin, a la misma altura, como mínimo, de los mejores trabajos internacionales. Ninguno de los temas que lo componen tienen desperdicio, todos convertidos hoy en auténticos himnos: “Los roqueros van al infierno”, "Resistiré", "Son como hormigas", "Concierto para Ellos", etc. Temas ejecutados en directo por una formación inolvidable que traspasó nuestras fronteras: Armando, Carlos, Hermes y Sherpa, ponlos en el orden que quieras. Mucha calidad, recuerdos y tralla ahí metida. Sería el disco que me llevaría a una isla desierta.




viernes, 10 de octubre de 2014

Zenith – Dama del amanecer (1989 – AVC)



Hace un par de semanas pasó por el blog DESIRE, banda de rock melódico de la ciudad de Tarragona. Entonces recordé que también tenía un vinilo de otro desconocido grupo tarraconense de la misma época, sonido parecido y que hoy también es un disco muy buscado.




Se trata de Dama del amanecer de ZENITH, banda de Tortosa formada por Salva Bel (batería), Pablo Castro (bajo), Rafael Llebaria (teclados), Xoco Aixala (guitarra) y Jesús Zaragoza (voz). Ojo, no hay que confundirla con la alemana de heavy metal con el mismo nombre que en 1986 había firmado su único disco de título Prisioner.

A comienzos de 1989 la banda se fue a la localidad madrileña de El Molar a grabar Dama del amanecer su primer y único trabajo discográfico. En concreto a los estudios La Factoría de Julio Castejón, quién no necesita más presentación. El resultado, nueve temas ejecutados a un ritmo tranquilo, con abundantes teclados, cortados todos por el mismo patrón melódico: introducción de teclados al que siguen los primeros toques de baquetas que dan pie al bajo, guitarra y a la inconfundible voz de Jesús Zaragoza. Estribillos pegadizos y solo de guitarra a mitad del tema o dando finiquito al mismo. Sólo tres de los temas se salta el guion: “Dímelo” pasa por acelerarse algo más que el resto, “Hacia el fin” en lugar de comenzar con teclados lo hace con coros y “Pincellades acustiques” que constituye la única balada del trabajo y el único tema cantado en catalán.  


 

 


Como curiosidad comentaros que el orden de los temas indicados en la contraportada no corresponde con los mostrados en las etiquetas de cada una de las caras del vinilo, siendo el orden correcto el que aparece en estas últimas: 

Cara A:
1. Loco por vivir
2. Tela de araña
3. Dama del amanecer
4. Hacia el fin

Cara B:
5. Estoy aquí
6. Sé muy bien
7. Solo somos una banda de Rock & Roll
8. Dímelo
9. Pincellades acustiques


 



El caso es que entre que eran tiempos difíciles para este tipo de sonidos, que el disco no tuvo una buena acogida y las modestas pretensiones de la banda, reflejadas en el tema “Solo somos una banda de Rock & Roll”, tras un puñado de apariciones teloneando a bandas de más enjundia, nunca más se supo de ZENITH.

Solo somos una banda de Rock & Roll,
no queremos ser geniales,
ni confundir tu opinión,
no queremos que tu creas
que vamos a hacer la revolución.


Hasta la semana que viene. Salud y R&R.