viernes, 26 de septiembre de 2014

Desire – Desire (1989 - Justine Records)






DESIRE fueron otro de los numerosos intentos por parte de bandas hispanas de hacer el hard rock melódico que tanto éxito tenía por aquel entonces de la mano de grandes bandas anglosajonas como Bon Jovi o Def Leppard y aquí, en menor medida,  por parte de Sangre Azul.

El primer contacto que tuve con los de Tarragona, que también constituye su primer registro sonoro, fue en 1988 cuando por medio de la Metal Hammer y del sello catalán Justine Record se edita un vinilo recopilatorio con temas de nuevas bandas del metal nacional como Bruque, Últimos de Cuba, Fuck Off, ADN, Nexis, Excess y Zeus. Desiré abren la cara B con dos temas: “King of the Universo” y “Princess of the dark”.




Anteriormente, tres de sus miembros, J.A. Tomas (bajo), Javi Gómez (guitarra) y J. Gómez (batería), junto con  J. Martos (voz) y C. Ruiz (guitarra) habían formado un grupo heavy bajo el nombre  de Viuda Negra, logrando editar en 1985 un single con dos temas muy cañero: “Colgar los hábitos” y “El poder del dinero”, que seguro recordarás si te has topado con él por la impactante portada en la que un gladiador heavy armado de su guitarra se las tiene con un pedazo araña.

La araña les debió dar caza y hacerles un siete, ya que al poco cambian de nombre, de imagen, de sonido desprendiéndose de la guitarra de Ruiz incorporando los teclado de Jaume Moscusi, y de voz cambiando a Martos por Nick Llorach.

En 1989 y de la mano de Justine, entran en los Ibiza Sound Studios, para grabar su primer y único LP de la mano del omnipresente Denis Herman. Siete temas nuevos más los dos que ya se conocía del compilatorio todos ellos cantados en inglés. Un trabajo que nació con polémica al utilizar la compañía, a parte del lema “Tu deseo es música. Tu música es … Desire”, el falso reclamo publicitario de ser “Nº 1 in Belgium & Holland”. En el material gráfico se hizo a través de un llamativo globo naranja que llegó a aparecer en carteles y anuncios promocionales, y, parece ser -yo no he visto ninguno-, que en la primeras portadas, que fueron sustituidas por otras con el mensaje de “Grupo revelación”, como es el caso del que yo tengo, y que no digo que no sea verdad.






En lo estrictamente musical, temas guitarreros, muy elaborados y pegadizos, que se merecen una oportunidad a pesar de su sonido en el vinilo. El caso que este rock hecho por bandas nacionales y cantado en inglés, ni su imagen, nunca llegó a cuajar entre los fans y tras unos meses de gira la banda se disolvió. No obstante, ahí queda un puñado de temas que merecen la pena y que sobre todo me traen muy buenos recuerdos como el medio tiempo “I wanna be a child”, que fue el single promocional de lanzamiento, o el pegadizo “We want to feel” que abre el álbum.

Buen fin de semana amig@s.

Cara A:
1. We want to feel

Cara B:
7. I wanna be a child








viernes, 19 de septiembre de 2014

Maremágnum – Maremágnum (1989 – Urantia Records)




Para comenzar esta nueva temporada, tiro de la famosa frase acuñada hace siglos por un paisano: Decíamos ayer…

El trío barcelonés MAREMÁGNUM hubieran sido en la actualidad una buena banda tributo de Queen. Por cierto, no recuerdo que en los ochenta las hubiera. Llegaron a editar solo un larga duración muy influenciado por el sonido y la temática de la banda británica, incluso atreviéndose (¿osando?) a grabar una versión en castellano de "Bohemian Rapsody".

Formada a principios de los ochenta por Manuel Almagro (guitarra), Héctor Meddows (batería) y J. Bulsara (voz, bajo y sintetizador), se metieron por primera vez en un estudio de grabación (los Gema de Barcelona) para hacer un maxi con tres cortes de clara orientación pop: “Baja y hazme el amor”, “El beso de la reina” y “Tipo de sociedad”.




La cosa no les debió ir muy bien ya que cinco años después se suben al carro del hard rock para grabar su primer y último LP de título homónimo, aunque yo toda la vida lo he llamado “M”, haciendo referencia a la ilustración de la portada.

Producido por la propia banda, fue grabado en el estudio Aprilia Sonido de la ciudad condal para Urantia Records, siendo ingenieros de sonido Pablo Esteve & Peter Eichenberg. Para no dejarme a nadie en los créditos, la portada corre a cargo del ilustrador Laguna, la foto de la contraportada al más puro estilismo The Game es de Luís Albert. Para la ocasión el trio se convierte en cuarteto al contar con la colaboración al piano de Ferrán Torres. El sonido del vinilo ni os cuento, bastante flojo por decir algo, pero ya sabéis que aquí las cosas se hacían con la pasta y con los conocimientos y medios técnicos de los que cada uno disponía o podía disponer.

En general, el sonido de la banda está influenciado por el hard rock, incorporando elementos del heavy metal y del pop. El ritmo de los temas está marcado por armonías vocales y coros, quizás abusivos ambos pero destacando la gran voz de Bulsara, solos de guitarra facilones y pegadizos bien ejecutados, con una base rítmica en la que se deja notar las baquetas.

Cara A:
1.      Estado de shock
2.      Nada es real
3.      Party nuclear
4.      La revolución de los cuerpos
5.      Músico de calle

Cara B:
6.      Tiempos duros para el rock
7.      Vivo por tí
8.      Amante oscura
9.      Rapsodia Bohemia
10.  Barcelona olímpica

La cara A se hace amena y divertida  con un rock al más puro estilo de los Queen de finales de los setenta, lógicamente salvando las grandes distancias,  con temas como “Estado de shock”, el más marchoso del álbum, “Nada es real”, crítica con la hipocresía en todo los órdenes incluidos el musical, blandita pero a mi gusto la más lograda, o “La revolución de los cuerpos”, con un buen solo de guitarra.

Tres temas que dan paso a “Party nuclear”, el imprescindible canto antinuclear, en esta caso apocalíptico nuclear, que no falta en ningún trabajo roquero de la época que se precie y que fija su relato en 1999. “Músico de calle” cierra la cara del plástico a ritmo de rock como lo hace “Tiempos duros para el rock” al darle la vuelta al disco.





A continuación vienen los dos cortes más flojos, la infumable e incomprensible “Vivo por ti”, un delirio vocal barroco que no viene a cuento, y el medio tiempo “Amante oscuro”.

Rematan el larga duración una arriesgada versión en castellano de “Bohemian Rapsody”, a mi gusto bien defendida (ojo, de nuevo recalcar que salvando las distancias). Por su complejidad no es el tema de Fredy y compañía que yo elegiría para versionar, ya me contaréis que os parece pero estos chavales se arriesgaron y ahí queda. Y el minuto final es para la instrumental “Barcelona Olímpica” de Mylos Samara, que aunque antes no lo he comentado también abre el disco dando entrada a primer tema.

Curiosa banda y sonido con escasa repercusión entre la parroquia roquera ni de Barcelona ni del resto del orbe, y que por los escasos ejemplares vendidos en su momento hoy es uno de los vinilos más buscados por los coleccionistas del género. Igual de difícil ha sido encontrar material sonoro y visual de este álbum en youtube y similares, pero aquí os traigo de muestra tres temas y la tan cacareada versión.

Peña, buen finde y aprovechad los últimos días del verano que, aunque pocos, aún los son.

Estado de shock


Nada es real


La revolución de los cuerpos


Rapsodia Bohemia




viernes, 27 de junio de 2014

Burning - El fin de la década (1979 - Ocre)





El pasado miércoles tocaron los Stones en Madrid. Hoy hace 11 años que hicieron lo mismo.

A bote pronto veo cuatro grandes diferencias entre ambos eventos. La principal es que en el 2003 pude disfrutar del concierto; el recinto, ayer aterrizaron en el Bernabeu en lugar de en el Calderón; el precio, de 42,50 euros que costó una entrada de pista hasta el pastón que se ha pagado ahora; y los teloneros, de los Pretenders de la increíble Chrissie Hynde a un tal Leiva.

En relación a la banda invitada, en ambos casos lo ideal e inolvidable es que hubieran calentado el cotarro los Burning.



No ha habido en este país una banda de rock con más actitud y tan fieles a su propio estilo: rock provocador, enérgico, hecho con sentimiento y para se sentido, condimentado con ese puntillo macarra, melancólico y derrotista que estos mendas ponían (ponen actualmente a lomos de Johnny) a la mala vida que llevaban los protagonistas de sus temas.




El fin de la década es el más stoniano de los trabajos de los de La Elipa. Para mi el mejor de su carrera, uno de mis favoritos de siempre y, sin duda, uno de los mejores del rock español. Se nota que son mi banda. 

Un álbum que desde su sonido a las imágenes de su enigmática carpeta doble, escenifican el cambio de década. Acababan los tristes setenta y llegan los desenfrenados ochenta. La cosa va a acabar mal. Un trabajo irrepetible donde el trío Toño, Risi y Johnny (poned el orden que más os guste) se encuentra en plena forma brillando con grandes interpretaciones, como ese ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? que le abrió todas las puertas trascendiendo el ámbito musical para convertirse, de la noche a la mañana, en una expresión de uso habitual por la gente, acrecentado, todo hay que decirlo, por dar título a la película de Colomo




Pero hay más, mucho más. Más rock, más baladas y esos increíbles medios tiempos: "Mueve tus caderas”, “Seducción”, “Las chicas del Drugstore”, “Balada para una viuda” “Puedes sentirlo”, canciones todas ellas convertidas en himnos urbanos. Rematan la faena "Un poquito nada más", "Bajo los focos" y "Lo que el tiempo no borro", que ya quisieran muchos haberlas firmado.

Ayer me pasé toda la tarde escuchándolo e imaginando lo que pudo ser y no fue en ese soñado concierto. Mi sugerencia para este viernes de verano no podía ser otro para otro vinilo.

Y con los Burning me tomo un par de meses de descanso. Nos vemos de nuevo en septiembre. Que paséis un buen y rockero verano.